Comederos para gallinas: equipe su corral.

Los comederos para gallinas son un elemento esencial en el mobiliario de una granja.

Los comederos para gallinas son un mobiliario básico de cualquier corral. De hecho, junto con los bebederos, cumplirían todas las necesidades básicas que las gallinas necesitan: alimento, y agua. En nuestro catálogo, disponemos de todos los productos necesarios para el equipamiento, la nutrición, la higiene, y la salud, de las aves de corral.

En este artículo, vamos a hablar sobre por qué los corrales familiares están de vuelta; por qué los comederos para gallinas son necesarios; y qué puede ofrecer Farma Higiene al pequeño propietario de gallinas, o de un corral.

Índice:

  1. ¿Por qué los pequeños corrales están de vuelta?
  2. ¿Por qué los comederos para gallinas son necesarios?
  3. ¿Qué puede ofrecer Farma Higiene al propietario de un corral?
  4. Conclusión

1. ¿Por qué los pequeños corrales están de vuelta?

Hace ya un tiempo, divulgábamos acerca de una extraña numeración, que los clientes se encontraban grabadas en los huevos, en las estanterías de los supermercados:  ¿Cómo detectar la cría de gallinas en los huevos?
La numeración grabada en la cáscara del huevo, informaba de la trazabilidad, del origen en la cadena de producción de ese huevo. La numeración contiene información requerida por los controles sanitarios, pero la verdadera información que era relevante para el cliente, era ese primer número que prevalecía sobre todos los demás: 3, 2, 1, o 0.

Ya hablábamos, sobre cómo, cada número, significaba el modelo de producción de tal huevo. Es decir, el número nos informaba del modo de vida de la gallina, tanto de su hábitat (en interior con jaula, en interior sin jaula, en libertad…), como de su alimentación (convencional, o ecológica).

La preocupación acerca de la alimentación, y la tendencia al alza en el consumo de productos naturales y ecológicos, no solo ha motivado que los consumidores se informen más acerca de los productos que adquieren, sino que recuperen hábitos ya antiguos. Antiguamente, cuando la vida para la mayoría de las personas era más rural, la tónica general era encontrar un pequeño corral en casi todos los hogares. Un corral en el que las gallinas, pavos, pollos, se criaban consumiendo hierba, o restos de comida, y la familia consumía sus huevos, y sus carnes. La industrialización, prometió al consumidor velar por su bienestar: ella se ocuparía de producir los huevos, cumplir las medidas sanitarias exigidas, y dispensar el producto en una estantería junto a una caja para su pago; todo muy fácil para el consumidor.

Los corrales familiares están volviendo. Cada vez son más las personas, no ya ganaderos, o agricultores (que nunca han dejado de tener un vínculo con lo agropecuario), sino personas de todo tipo que comienzan a construir su propio corral. Personas que deciden consumir los huevos de sus propias gallinas, gallinas criadas y alimentadas por ellos mismos, debido a la mayor preocupación por la calidad de sus alimentos, y por el origen natural de los mismos.

2. ¿Por qué los comederos para gallinas son necesarios?

No se necesita mucho para construir un corral. Un vallado, sea del tipo que fuere, para mantener a las gallinas u otras aves en un cercado; un techado, o una zona cubierta, donde pudieran protegerse de la lluvia, de las temperaturas extremas, etc; una zona de intimidad, donde realizar la puesta, y la posible incubación; una zona en alto, por su tendencia a dormir o a posarse en un lugar más elevado que el suelo; y el equipamiento necesario.

Entre el equipamiento necesario, los comederos para gallinas son indispensables. El agua y el alimento son los dos elementos básicos que la gallina debe recibir del exterior. En ocasiones, en los pequeños corrales, optamos por construir o elaborar nuestros propios comederos para gallinas. El problema sobreviene cuando, finalmente, estos comederos terminan muy pronto por deteriorarse, no tienen la estabilidad necesaria, o acaban siendo un residuo más del propio corral.

Los comederos para gallinas comercializados hoy, son una inversión segura, en tanto en cuanto, no suponen un gasto elevado, y además, son muy resistentes y duraderos. Además de equipar práctica y estéticamente al corral, nos proporcionan una solución a largo tiempo.

Los comederos para gallinas que encontramos hoy, son, por ejemplo, resistentes: por su material (chapa galvanizada, por ejemplo), no se erosionan ni deterioran fácilmente con la lluvia, temperaturas extremas, golpes, etc; son de cavidades amplias, con capacidad para varios kilos de alimento, con lo cual ganamos en despreocupación; son estables, no fácilmente o imposibles de mover, con lo cual, no serán derrumbadas por las aves, ni la comida será desperdiciada; además, entre los comederos para gallinas, encontramos algunos con mecanismos sofisticados: de apertura mecánica para evitar la rapiña de otras aves en libertad, etc.

3. ¿Qué puede ofrecer Farma Higiene al propietario de un corral?

En Farma Higiene, disponemos de un amplio catálogo, para proveer de un servicio integral al pequeño ganadero, o a los pequeños corrales familiares. Nuestra gama de productos para aves de corral, proporcionan el equipamiento, la higiene, la nutrición, y la salud, que las aves y el corral necesitan.

Como ya venimos hablando, si lo que se busca es equipar el corral, disponemos no solo de comederos para gallinas, sino de bebederos, casetas, etc.
Si lo que se busca es preservar la higiene del corral, y de las aves, disponemos de plaguicidas, insecticidas, y bactericidas, para el control de roedores, parásitos, o microorganismos nocivos.
Si lo que se busca es la nutrición de las aves, disponemos de toda una serie de complementos alimentarios, que consiguen reforzar la salud, la flora intestinal, la vitalidad, o la respuesta inmune de las aves.
Si lo que se busca son medicamentos, y siempre y cuando recibamos la prescripción correspondiente, disponemos también de productos farmacológicos.

4. Conclusión

No se necesita ni una hacienda amplia, ni excesivos materiales, ni considerables gastos, para la construcción y posesión de un pequeño corral. La tendencia del consumidor, y de sus hábitos, está cambiando, y todo parece encaminarse hacia una vuelta a lo rural, a la calidad, y la naturalidad de los productos.

Los comederos para gallinas son un mobiliario básico para cualquier pequeño corral, donde no exista una cadena industrial donde las aves acudan a comer. Además, si son resistentes, estables, y capaces de proteger la comida de su interior, ganamos no solo en despreocupación, sino en estética, y en gasto.

Además, para preservar la salud y el bienestar de las aves del corral, podemos contar con productos de control de agentes patógenos, con productos capaces de reforzar la salud y la vitalidad de las aves, y con productos para el tratamiento de sus patologías, cuando sea necesario, y siempre bajo prescripción.

Leave a Comment