Narcolepsia y cataplexia en perros, síntomas y tratamiento

Farma Higiene, S.L.
18/08/2021 | Actualizado: 18/08/2021 18/08/2021
0 | 0 0 valoraciones
40
Narcolepsia y cataplexia en perros, síntomas y tratamiento
Compartir:

Para todos nosotros/as el sueño es una actividad reparadora, plácida e idílica (cuando no viene acompañada de una pesadilla), pero hay situaciones en que su alteración llega a ser un inconveniente o una patología. Lo mismo ocurre con nuestra capacidad móvil muscular. La vida diaria exige mantenerse despiertos, dinámicos, sea cual sea la especie a la que nos refiramos, y en principio, la naturaleza regula por nosotros los ciclos biológicos de vigilia y  sueño, y nos provee de capacidad de movimiento. Es por ello que las crisis temporales que nos inhiben de cualquiera de estas funciones vitales naturales, nos llaman poderosamente la atención. Es el caso de las siguientes enfermedades de perros: la narcolepsia y la cataplexia.

Como narcolepsia y cataplexia son enfermedades de perros distintas, vamos a describirlas por separado. La narcolepsia se considera un síndrome por el cual, el equilibrio entre vigilia y sueño se rompe, y el perro experimenta ciclos de somnolencia excesiva, cataplejía, pérdidas episódicas de conciencia, y estados físicos aletargados. La cataplexia, cursa cuando el perro manifiesta una parálisis muscular profunda, pero que no modifica ni altera el estado de su conciencia. De hecho, el perro está alerta, es consciente,  y puede observar todo el tiempo el proceso catapléjico. Se verá inmóvil durante un espacio de tiempo, pero como en el caso de la narcolepsia, desaparecerá por sí sola, volviendo a su estado normal. Es habitual que la cataplejía se integre en el síndrome de la narcolepsia. De hecho, es uno de sus principales síntomas, y solo del 13 al 25% de los perros narcolépticos no tienen cataplejía.

Ambas, narcolepsia y cataplexia, son crisis breves, reversibles, y espontáneas, con una duración general de entre 30 segundos y media hora. En muchas ocasiones, los exámenes neurológicos no revelan ninguna causa evidente. Si estas enfermedades de perros son heredadas genéticamente, aparecerán entre las 4 y 24 semanas de edad, mientras que si son adquiridas, lo harán entre los 7 meses y 7 años de edad. Además, hay razas caninas más propensas a sufrir, por ejemplo, de narcolepsia: es el caso del doberman, el labrador, o el perro salchicha.

La narcolepsia y la cataplexia, son enfermedades de perros consideradas trastornos del sistema nervioso. Su tratamiento se basa en un intento de hallar patrones de conducta en el animal, que predispongan al dueño a enfrentar una posible crisis. Entonces, podemos ayudarlo mediante estímulos externos no abruptos como las caricias, masajes… Lo importante es que conozcamos que no hay sufrimiento o dolor mientras duran los episodios, y que si son muy frecuentes, el veterinario puede aconsejarnos medicamentos específicos para su control. 

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad