¿Existen los Perros Potencialmente Peligrosos?

Farma Higiene, S.L.
18/08/2021 | Actualizado: 18/08/2021 18/08/2021
0 | 0 0 valoraciones
29
¿Existen los Perros Potencialmente Peligrosos?
Compartir:

El debate ha estado abierto. Tanto en los ámbitos más académicos y científicos, entre los mismos amantes caninos, como reflexión esporádica de cada uno de nosotros/as en nuestra vida cotidiana… El matiz donde ha radicado la discrepancia parece que ha estado aquí:

¿La aludida peligrosidad de algunas razas de perros, es o no es inhibible?

Por un lado, nos encontramos con personas que opinan lo siguiente: hay razas de perros que son peligrosas, porque son naturalmente agresivas, y con predisposición genética.  Y unas premisas así, solo podrían conducirnos a esta conclusión: por lo tanto, su agresividad no depende de un tipo u otro de educación o existencia. Por otro lado, hay otro tipo de opiniones: no hay propiamente dicho razas de perros peligrosas. La naturaleza no determina el carácter, que se forma por el entorno y las influencias externas. Por tanto, su agresividad depende de su educación o existencia.

¿Por cuál de los dos argumentos te decantarías?

Suponemos que la balanza no se inclinará completamente hacia un lado. Pero no solo por la falta de consenso en la discusión teórica, que puede ser sana, sino por ser este un asunto que genera conflictos reales diarios entre los ciudadanos. Aquí nos viene a la memoria Hobbes, un pensador Inglés, cuando decía que el hombre es un lobo para el hombre, y que sin un estamento externo con un poder superior que regulara su convivencia, viviría una guerra continua. Sea el estado natural del hombre tan pesimista o no, lo cierto es que la ley permite la convivencia y el respeto mutuo, más allá de la subjetividad o la voluntad individual.

Por lo tanto, veamos qué tiene la ley que decir al respecto.

La ley, en aquellos artículos que contemplan lo concerniente a este tema, utiliza la expresión “razas de perros potencialmente peligrosos”. Es decir, hay razas de perros que por su constitución física son capaces de herir de gravedad, e incluso mortalmente a alguien, pero no se les presupone la agresividad. Lo que se considera son los daños potenciales que serían capaces de ocasionar bajo un brote agresivo.  Llegados hasta aquí, primeramente vamos a destacar las razas de perros potencialmente peligrosas que contempla la ley en España, serían:

Staffordshire Bull Terrier – Presa Mallorquín – Fila Brasileño – Presa Canario 

Bullmastiff – American Pitbull Terrier – Rottweiller – Bull Terrier – Dogo de Burdeos 

Tosa Inu – Dogo Argentino – Doberman – Mastín Napolitan

Por último, vamos a apoyarnos en un estudio, para intentar clarificar la pregunta final:

¿Una peligrosidad potencial, conduce sin remisión a ataques y heridas de hecho?

¿La potencialidad es un componente, o un determinante?

Fue publicado en la revista Applied Animal Behaviour Science, y realizado por investigadores británicos. Se tomó como muestreo a 4.000 dueños de razas de perros potencialmente peligrosas, en una variedad de contextos situacionales, para medir los factores de riesgo de una conducta agresiva en el animal. Los perros que recibían castigas y refuerzo negativo, manifestaban el doble de probabilidad de ladrar o morder a un extraño, y el triple de probabilidad de ser agresivos con los miembros de la propia familia. La mayoría de los perros evaluados, sin embargo, no exhibieron conductas agresivas en ningún contexto. En cuanto a los rangos de sexo y edad, los perros que se mostraron más agresivos pertenecían a  chicos jóvenes menores de 25 años.

En realidad, esto tendría sentido, no porque una cierta edad nos determine rígidamente a ser más imprudentes, sino porque la madurez nos va aportando amabilidad, empatía, condescendencia. Otro estudio anterior, ya había mostrado algo revelador: los jóvenes con un grado muy bajo de cordialidad, consciencia ante las necesidades del prójimo, y más propensos a reacciones agresivas, de entre las razas de perros, sentían predilección por aquellas potencialmente peligrosas. Lo que este estudio que nosotros traemos a colación hoy terminó por concluir, es que de entre las razas de perros que pudieran ser potencialmente peligrosas, la materialización de una conducta agresiva, tenía que ver más con la experiencia y educación del propio animal, que a la raza a la que perteneciere.

0 comentarios

Escribe un comentario

¿Qué te ha parecido?

He leído y acepto la política de privacidad