Farmacia veterinaria: el cambio de paradigma

Farmacia veterinaria: el reto del cambio ante una nueva coyuntura.

Los principios activos farmacológicos, presentados y comercializados por los laboratorios bajo distintas marcas y denominaciones, eran el denominador común de cada farmacia veterinaria. Eran, sin duda, su tipología de productos más característicos. Las despensas rebosaban de envases y frascos, en cuyo interior, sustancias antibacterianas o antiinflamatorias, por citar solo algunas, eran las encargadas de acabar con cursos patológicos en la salud de los animales.

Para las ganaderías, es muy importante el control bacteriano, por ejemplo, debido a las cuantiosas pérdidas que podría acarrear una infección grave y propagada. Para los pequeños animales, poder contar con principios activos farmacológicos para tratar patologías al igual que en medicina humana, como por ejemplo la diabetes, era un gran avance en la calidad y esperanza de vida de las mascotas.

¿CUÁL ES LA TENDENCIA A CAMBIAR?


La farmacia veterinaria está en pleno cambio. No quiere decirse, ni mucho menos, que los principios activos farmacológicos vayan a desaparecer. Sería una imprudencia e ingenuidad ni tan siquiera planteada. Pero sí que existen ya ciertas restricciones, por ejemplo, en cuanto al uso de antibióticos. Sin ir mucho más lejos, un reciente estudio llevado a cabo en 350 granjas distintas a lo largo de Europa, ha revelado una cifra de 407 genes con capacidad de resistencia a los antibióticos.

En tanto en cuanto la resistencia de algunas bacterias a los antibióticos es un problema de alcance global, vemos muy conveniente la atención que en el asunto han dirigido las instituciones europeas, y la concienciación sobre la responsabilidad general a la hora de cambiar de paradigma.

¿QUÉ PAPEL JUEGA LA FARMACIA VETERINARIA EN EL CAMBIO?


El manejo de la salud animal en ganadería, y la farmacia veterinaria como proveedor de productos y medicamentos, tienen una implicación directa sobre este peligro de resistencias bacterianas, y deben aportar respuestas de vanguardia. Como en salud humana, una infección causada por un ataque bacteriano debe ser tratado con un antibacteriano; lo mismo ocurre con una inflamación grave, una parasitosis, o una anomalía en el metabolismo, por citar algunas. Pero quizás, el cambio esté en un eslabón anterior.

Los estudios sobre probióticos, micronutrientes, sustancias nutracéuticas, prebióticos, flora intestinal, o aceites esenciales entre otros, están emergiendo prolíficamente. Se está viendo la importancia y los resultados beneficiosos de ciertos ingredientes naturales, a la hora de equilibrar la flora intestinal, estimular el sistema inmune, reforzar la vitalidad del animal, o aumentar sus recursos energéticos.

La alimentación del animal, no es solo un simple aporte energético. Obviar las necesidades de muchos nutrientes en cantidades más pequeñas que las grasas, hidratos, o proteínas, es comenzar a descuidar la salud, y es la primera derrota frente a la llegada de la enfermedad.

¿CUÁLES SON ESTE TIPO DE PRODUCTOS?


Como complementos alimenticios, existe un catálogo cada vez mayor de productos nutracéuticos, capaces de aportar aquello que la alimentación en ocasiones no atiende, y que una farmacia veterinaria debe ofrecer.

Como ejemplos, podemos tomar 3 campos de la salud; 2 de pequeños animales, y uno de grandes.

  • Inmunología de pequeños animales: un sistema inmune deprimido, o en plena fase de estrés, puede requerir inmunonutrientes extras a la alimentación, para una inmunoestimulación, una necesidad especial de generar defensas, etc. Si la exigencia coyuntural es máxima, y no encuentra este apoyo, puede ser más vulnerable frente a ataques de microorganismos patógenos, y padecer de una enfermedad infecciosa.
  • Condroprotección de pequeños animales: la condroprotección de las articulaciones, exige de sustancias concretas como el condroitín sulfato, o el ácido hialurónico, pues son los nutrientes que demandan los tejidos y elementos de la articulación. Muchos de ellos no se producen de forma endógena, y su aportación extra en la dieta es muy importante para evitar el desgaste.
  • Suplementación vitamínico-mineral en animales de ganadería: Un aporte regular de micronutrientes, vitaminas y minerales, siempre será de una ayuda para el rendimiento, la producción, o épocas de estrés como la lactancia o gestación. Las vitaminas son muy importantes, pues ayudan a revitalizar, y a superar la apatía y estados convalecientes. Los minerales son imprescindibles en ganadería, y así venimos divulgándolo en algunos de los últimos artículos. La prevención de patologías, o mermas en el rendimiento por déficits de minerales, nunca fue tan fácil: con bloques y cubos minerales, de alta palatabilidad, se despiertan las delicias del ganado, que encuentran el aporte de micronutrientes que necesitan.

Leave a Comment