Calmex: tratamiento natural para el bienestar psicológico

Calmex tratamiento natural

La medicina veterinaria ha ido continuamente progresando y avanzando, hasta tratar de dar una respuesta, a día de hoy, a cada problemática que surgiera en la salud integral de los animales. Y este trabajo científico y de investigación, no solo ha ido enfocado al tratamiento de patologías que supusieran una clara amenaza a la salud del animal: infecciones bacterianas, infestaciones parasitarias, procesos inflamatorios agudos… Ha sido una carrera en pos de la salud integral de la mascota, incluyendo no solo el tratamiento de patologías graves, sino su salud y bienestar general.

Bajo esta premisa, encontramos un producto que se adapta y sirve como ejemplo del paradigma expuesto: Calmex. Calmex es un producto veterinario, pero que ni acaba con una infección bacteriana, ni con un proceso inflamatorio, ni con alguna otra patología que amenace gravemente la salud del animal: Calmex confiere tratamiento a una afección amenaza el bienestar del animal: el temor y la ansiedad.

Calmex, de hecho, no es un medicamento veterinario como tal. Es un alimento complementario que no requiere prescripción veterinaria, y que, por tanto, no debe de pasar por la autorización de un veterinario. Es una gama de productos compuesta por principios activos naturales, sustancias que han demostrado efectos terapéuticos calmantes y tranquilizantes. Esta gama, está formada por los siguientes productos: calmex perros; calmex gatos, y calmex caballos o équidos.

Calmex, se compone de L-teanina, L-triptófano, Piper methysticum, y Vitaminas del grupo B. La mezcla de dos aminoácidos, el extracto herbal, y la composición vitamínica, ayudan al animal a estar más calmado y relajado, y a superar de manera no traumática el trance que le ocasiona la ansiedad y el temor.

¿Cuándo utilizar Calmex perros y Calmex gatos?:

  • Visitas al veterinario o sometimiento a cirugías: cuando la mascota visita al veterinario, se suele mostrar inquieta al ser sometida y auscultada. El sentirse sin margen de movimientos o libertad en la movilidad, les causa inquietud. También, cuando se la debe de encerrar a la espera de un procedimiento quirúrgico, o tras este para el seguimiento.
  • Viajes: durante los viajes, la mascota puede sentirse también inquieta, ya que abandona temporalmente su hogar habitual. Además, el que la mascota se encuentre en calma, nos facilitará el viaje tanto si es en coche privado, como si es en transporte público.
  • Cambios de residencia o de cuidadores, temporal o continuo: estos cambios también suelen producir estados estresantes y de inquietud en la mascota. Tantos los cambios de residencia (acostumbradas a tener inspeccionado su hogar) temporales, como a hoteles caninos, o a otros hogares de confianza, como los cambios de cuidadores o dueños, les suscitan temor, ansiedad, ante lo desconocido.
  • Ruidos estridentes: los fuegos artificiales, disparos de caza, cohetes, pueden asustar e inquietar a la mascota.
  • Contacto con otros animales cercanos: cuando otros animales vienen a formar parte de la familia, o a residir cerca, o incluso en encuentros con otros animales cuando no se está acostumbrado a ello, también son situaciones susceptibles de generar inquietud y ansiedad.

¿Cuándo utilizar Calmex caballos?:

  • Carencia de afecto: si un caballo ha sufrido de malos tratos o carencia de afecto en el pasado reciente, es posible que, aún cambiando de dueño, siga sintiendo miedo y nerviosismo, ante la incertidumbre de no saber cómo será tratado, o hasta sentir seguridad y confianza.
  • Inactividad: cuando el caballo prolonga su tiempo de inactividad, esto puede causarle nerviosismo, ya que por su propio ímpetu e instinto, buscará dar rienda suelta a su energía.
  • Cambio de hábitos: cualquier situación novedosa, que el caballo perciba como amenazante (ruidos desconocidos, modo de transporte desconocido), puede suscitar en ellos nerviosismo.
  • Alimentación deficitaria: déficits en nutrientes y una alimentación insuficiente y con carencias, también puede ser causa de estrés.
  • Dolor: procesos inflamatorios o de dolor no detectados o diagnosticados, pueden desencadenar arranques de furia y ansiedad.

Calmex, en sus tres referencias distintas, calmex perros, calmex gatos, calmex caballos o équidos, ayudará a que el animal logre superar el trance al cual teme de forma no traumática, a sentirse calmado, tranquilo, y a reducir o hacer desaparecer la sintomatología que lo acompaña: movimientos repetitivos y extraños, compulsivos, etc. Todo ello de forma natural, y sin efectos secundarios.

Calmex se libera y actúa de forma muy rápida en el animal, por lo que es muy pertinente para administrarlo antes de la situación estresante: antes de partir de viaje, antes de una visita al veterinario, etc.