Insecticidas para pulgas

Aunque son comúnmente conocidas como “pulgas”, su nombre oficial es el de sifonápteros, término que nos ha sido legado del griego Siphonaptera (siphon, “canal, tubo” y aptera, “sin alas”). Estos parásitos externos, viven a costa de nuestra sangre y la de nuestros animales. Se le conocen unas 1.900 especies distintas, en cuya complejidad algunas afectan a humanos, otras a perros y gatos, otras al ganado, otras a equinos, otras a aves, muchas de ellas a todos en su conjunto, algunas a parte de ellos, pero todas suscitan un deterioro de la higiene en el entorno, instalación, local, vivienda, en que se hallen. Las pulgas son patógenas y escurridizas. De estas dos características que las caracterizan, debe emanar la fórmula  a seguir para afrontarlas.

La naturaleza ha otorgado a las pulgas unos atributos de los que han sabido beneficiarse para reproducirse, alimentarse, y propagarse con mucha facilidad si no encuentran freno. En cuanto a la reproducción, la hembra pone entre 15 y 20 huevos por día hasta llegar a un total de 600 en su vida. Normalmente, los huevos son puestos en el hospedador, pero caen del pelo de éste, esparciéndose por doquier, ya sea en cualquier parte de nuestro hábitat o el de nuestros animales (camas, mobiliario, establecimientos, cajas de perros/gatos,). Las larvas, entonces,  encuentran fácilmente el resguardo ideal entre las fisuras del suelo, rodapiés, huecos de alfombras, muebles, superficies arenosas, matorrales, etc . En definitiva, en cualquier lugar.

En lo que a su alimentación se refiere, ostentan un sofisticado aparato bucal de tubos específicamente preparado para extraer la sangre de su huésped. La supervivencia y propagación la encuentran también en su fisiología, con un cuerpo modelado para un hábil desplazamiento entre pelaje o plumas, y resistente a notables opresiones como el rascado. Algunas pulgas se comportan de una forma muy particular, como la “Tunga penetrans”, capaz de incrustarse en la piel del mamífero, en la que produce minúsculas úlceras, muy frecuentemente en las pezuñas, y muy complicadas de suprimir

El problema añadido de las pulgas es que pronto se convierten en un círculo vicioso, pues basta con que se encuentren en un hospedador para que de éste pasen a muchos otros. Por ejemplo, del ganado, perros o gatos a los humanos. Las enfermedades que pueden transmitir las pulgas son tales que han llegado a crear epidemias a la misma humanidad. El tifus, la peste bubónica son ejemplos de ellas. Además, la fiebre porcina, o la dermatitis y la tenia intestinal de perros y gatos.

En Farma Higiene encontrará los insecticidas para pulgas que busca, elaborados con mecanismos inteligentes y sofisticados para acabar particularmente con las plagas de éstas que pueden asolar su entorno y el de sus animales, y de las que hasta ahora creía que nunca iba a poder deshacerse. Acabar con las plagas de pulgas está a su alcance. La salud y el bienestar son posibles.

¿Sabía que…?

Las pulgas son capaces de saltar una distancia equivalente a 200 veces su longitud, coronándose, en el reino animal, con la medalla de oro en salto, en relación distancia y extensión del cuerpo.

Un escaso 5% de todos los ejemplares de pulgas existentes, se hallan en un estado adulto. Los restantes, en cualidad de huevo o estado larvario

Combate eficazmente las pulgas con nuestros insecticidas para pulgas

TODOS LOS PRODUCTOS

Contacto

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt

Gastos de envío válidos para Península y Baleares (Mallorca e Ibiza). Para el resto de España consultar.