Desinfectante e insecticida

En Farma Higiene podrá encontrar productos que, por su virtud polivalente, le proporcionarán la facilidad de solucionar varios problemas en uno. Tal es el caso de los desinfectantes e insecticidas. A veces nos encontramos con un gran problema, el de los microbios, que igual de perniciosos que otros patógenos de más volumen, dan origen a una pluralidad de infecciones. En otras, una plaga de insectos ha colonizado nuestro entorno, amenazando la salud de éste, de  personas, animales, alimentos, etc. El lema que deseamos entonces ver plasmado en un producto es: No importa donde, no importa qué, no importa cuántos. Lo verdaderamente importante es hallar un antídoto que, frente a las preguntas anteriores, no se vea limitado, no revele alguna incapacidad, o se le encuentre alguna resistencia. Librar dos batallas desde un mismo frente se torna más caro y laborioso.

Hablamos de productos idílicos, potentes, eficaces, polifacéticos y de gran prestigio, productos elaborados para satisfacer las necesidades de los consumidores, para los cuales urge restablecer la salud e higiene en sus lugares de residencia, trabajo, ocio, y recuperar el bienestar de los usuarios y animales. Farma Higiene comprende las necesidades a pie de calle, y por ello ofrece productos que se encuentran a la cabeza de los plaguicidas. Nos referimos a que todo microorganismo patógeno por elusivo que pueda ser, es eliminado; todo insecto pernicioso, sucumbe ante ellos. La larga lista de insectos que se ven eliminados es muy amplia: ácaros, moscas, mosquitos, cucarachas, pulgas, hormigas, arañas, garrapatas y otros.

Con ellos, se ha alcanzado la plenitud en la investigación y desarrollo de una herramienta que tenga como finalidad la eliminación de todo tipo de plagas parasitarias. Lo más importante es que de mayor o menor magnitud, todo parásito hostil queda reducido a la nada. Y todo ello, en una pluralidad de destinos que van desde instalaciones, recintos, y medios de transporte ganaderos, avícolas, cunicultura, perreras, mataderos, hasta las clínicas veterinarias, su maquinaria, aparatos, jaulas hospitalarias, áreas animales).

¿Sabía que…?

Bacterias, hongos, parásitos y virus eran, hasta la venida de la era moderna, los principales verdugos del ser humano, en cuando a su causa de mortalidad se refiere. Hoy sigue siendo así en zonas donde los recursos no son suficientes.

Con Alexander Fleming, y el descubrimiento de la penicilina en 1928, comenzó una nueva etapa para medicina como disciplina. En la Segunda Guerra Mundial, su uso ayudó a que cientos de soldados sobrevivieran en los hospitales de campaña, ya que lograba acabar con las bacterias sin perjudicarlos a ellos.

Desinfectante e insecticida de alta calidad

TODOS LOS PRODUCTOS

Contacto

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt

Gastos de envío válidos para Península y Baleares (Mallorca e Ibiza). Para el resto de España consultar.