Antiinflamatorios para gatos

La percepción del dolor en los gatos es algo que lleva implícito cierta complejidad, debido a que si no es un dolor agudo, y es sin embargo un dolor moderado o crónico, el gato no es un animal que suela gesticular prolíferamente su dolor. El dueño, mayor conocedor del animal, deberá aportar al profesional veterinario la información que ha ido atesorando sobre él/ella en su convivencia cotidiana: carácter, comportamientos habituales, actitudes, etc., información que le será muy valiosa al veterinario para diagnosticar, junto a su examinación,  la causa, la intensidad, y el tratamiento a efectuar.

El dolor en un gato puede sobrevenir por diversos motivos, siendo todos ellos el síntoma con que el gato sufre una inflamación. Motivos traumatólogos, como una contusión, luxación, o esguince; intestinales; oftalmológicos; post operatorios; dermatológicos; óseos o articulares,  etc. Un método con el que contamos para descubrir un dolor presente y su procedencia,  es observar si aparecen algunos de estos síntomas: un apetito bajo, o incluso casos en que su carencia es total; hábitos posturales diferentes a los tradicionales; transformación del carácter (manifestación de una agresividad desconocida hasta entonces, o una afectividad igualmente desconocida); abandono del ímpetu por escalar hacia las alturas; dudas temerarias antes de los saltos; ojo constantemente cerrado, etc.

Los antiinflamatorios para gatos son fármacos totalmente eficaces porque están diseñados para incidir inhibiendo los elementos fisiológicos desencadenantes del dolor, la inflamación, o hasta para frenar el desarrollo de tumores varios. Sus propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antipiréticas, se harán rápidamente sentir por el gato, mitigando paulatinamente la inflamación, concediéndole un bálsamo de paz ante el dolor. En nuestro catálogo, podrá hallar una serie de antiinflamatorios para gatos provenientes de los mejores laboratorios veterinarios, con los que otorgar a su gato la salud y el bienestar que la emergencia del dolor ha perturbado. Sólo el dueño o la dueña de un gato o gata puede sentir su dolor como el suyo propio, y anhelar profundamente ver a su animal liberado de tal opresión, volviendo a verlo feliz, ágil y espontáneo.

¿Sabía que…?

En nuestros gatos, la osteoartrosis, su tipo de artritis más común, no está frecuentemente diagnosticada, pero su  presencia es numerosa. Cerca de un 40% de los gatos que rebasan los 7 años manifiestan signos de artrosis en alguna articulación. En comparación con los perros, en gatos, esta patología es más complicada de percibir, debido a la capacidad de estos últimos para no “exhibir” el dolor, ocultar los síntomas por instinto de supervivencia.

Antiinflamatorios para gatos de calidad

TODOS LOS PRODUCTOS

Contacto

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Gastos de envío válidos para Península y Baleares (Mallorca e Ibiza). Para el resto de España consultar. Descartar