Antiinflamatorios

Normalmente, en nuestra íntima relación con nuestros animales, vamos aprendiendo de forma cabal a interpretar cuales son los mensajes que éstos nos mandan con sus comportamientos. Es algo fantástico los modos de lenguaje que se pueden hallar entre un animal y un humano. Cuando, por ejemplo, nuestro animal experimenta alegría, así nos lo hace ver. Lo mismo ocurre con el dolor, con la diferencia de que el dolor pone en riesgo la vida del animal, y por supervivencia, la naturaleza se ha guardado una señal para que éste no pase desapercibido. Claro que si nuestro animal está padeciendo un proceso doloroso debido a una causa cualquiera, sus protestas y quejidos se harán notorios. Pero aun así, si nuestro animal padece de una irritación o lesión, automáticamente se ocasionará en su organismo una inflamación, una anomalía, que no será sino el desencadenante natural, la reacción a aquellas afecciones. Tal inflamación se caracterizará por su rojez, calor, hinchazón, y el consiguiente dolor.

Así mismo, el animal puede estar sufriendo un proceso de fiebre, haber pasado por una operación, adolecer de molestias diversas, padecer artrosis y/o artritis, o degeneración ósea articular. Para todos estos casos, los antiinflamatorios aparecen como la herramienta perfecta cuando se persigue la reducción del dolor del animal, la reducción de la inflamación, distensión de la rigidez, recuperación de los tejidos afectados a su estado normal, disminución del estado febril, recuperación tras la cirugía, o tratamiento de la artrosis y/o artritis o  la degeneración ósea articular antes citadas.  Dependiendo del diagnóstico, de las necesidades de éste, disponemos de varios tipos de antiinflamatorios con los que dar respuesta a multitud de problemas: antiinflamatorios no esteroideos, que proceden mediante la ruptura química del desarrollo inflamatorio, alcanzando así la aminoración del dolor y la inflamación, y los antiinflamatorios esteroideos, a base de cortisona, destinados así mismo a los tratamientos que lo requieren.

Farma Higiene, como agente activo en el ámbito animal, no puede sino comprometerse a perseguir que cada uno de los animales pueda disfrutar de una existencia digna, de bienestar, condición que se ve impedida si el dolor se presenta en sus vidas. Tratar a éstos, y liberarlos del dolor, es una labor indispensable para todo aquel que se precie como amante de los animales. Los fármacos antiinflamatorios son extremadamente pragmáticos y eficaces, debido a sus cualidades antiinflamatorias, analgésicas, y antipiréticas. Farma Higiene dispone para sus consumidores de los antiinflamatorios más reconocidos destinados a animales, de una notable biodisponibilidad, efecto largo, sin efectos sedantes, y con un nivel de tolerancia insignificante.

¿Sabía que..?

Ya para Darwin, y hablamos de décadas y décadas atrás, el dolor animal era una cuestión digna de ser tratada. En su obra, “Sobre la expresión de las emociones en el animal y en el hombre”, él confiere a las emociones una naturaleza fenomenológicamente adaptativa, y no una distinción exclusiva del humano y su conciencia. Para él, el que los animales pudieran sentir dolor, se explicaba a la perfección tomando en cuenta que la determinación natural a la supervivencia de cada especie, hace uso del dolor para eludir situaciones de peligro.

Los mejores antiiflamatorios para animales del mercado

TODOS LOS PRODUCTOS

Contacto

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt

Gastos de envío válidos para Península y Baleares (Mallorca e Ibiza). Para el resto de España consultar.