Secuestrante micotoxinas

La nutrición de nuestros animales, como la nuestra propia, es un eje esencial cuando de lo que se trata es de la salud y el bienestar de los mismos. Sólo una óptima aportación de la totalidad de nutrientes que sus organismos necesitan, nos permitirá edificar una robusta estructura ósea y muscular, así como mantener el dinamismo de todas las funciones vitales. Pero si  una alimentación integral en base a tales requisitos es condición indispensable para verlos en plena forma, felices y saludables, no menos los es el estado que deben presentar los alimentos. A causa de nuestro vínculo afectivo trabajamos para proveerlos de los de mejor calidad, y sin embargo, encontramos un nuevo obstáculo en la higiene de los mismos ¿por qué sucede esto?

En el ámbito de la producción alimentaria animal, hallan su hábitat unos hongos, la mayor parte de ellos pertenecientes a los géneros AspergillusPenicillium y Fusarium. Pues bien, estos hongos generan las llamadas micotoxinas, conocidas por ser las promotoras de la intoxicación en los piensos. El problema radica en que estas micotoxinas existen en abundancia, pueden surgir en cualquier momento del proceso, ya sea en almacenaje, en la producción, o en el producto acabado. Además, la eliminación de los hongos no nos garantiza acabar con las micotoxinas, que han podido surgir con antelación al tratamiento fungicida. Nuestro propósito es erradicarlas, pero ¿cómo conseguirlo?

Nuestra batalla debe darse sin duda en el campo de la prevención. El deterioro del planeta avanza a marchas forzadas, sin que las grandes potencias económicas hayan encontrado grandes impedimentos en incumplir sus compromisos. La transformación contemporánea del clima global, la irregularidad insólita de los fenómenos meteorológicos, y otros tantos factores, han ido originando unas condiciones y hándicaps nuevos. Con todo ello, la sempiterna presencia de las micotoxinas es hoy un hecho ineludible en la agricultura. Liberarnos de ellas es nuestro objetivo, y el secuestrante de micotoxinas se encargará de tamaña tarea, logrando que aquellas no contaminen los alimentos de nuestros animales.

¿Sabía que… ?

Las micotoxinas existen bajo una variedad de clases. Su potencial tóxico se ve aumentado cuando se ingestan simultáneamente, con un efecto aditivo.

Su impacto dependerá de características específicas tales como la edad del animal, su estado productivo, cantidad de la ingestión, y prolongación en el tiempo.

Las consecuencias o daños que pueden suscitar, van desde un nivel subclínico, hasta niveles más graves como la afectación del crecimiento, reproducción, o incluso la muerte del animal.

En los últimos tiempos, los estudios han revelado que la mayor parte de los productos y alimentos destinados a animales están contaminados al menos por una micotoxina.

Farma higiene tu proveedor de confianza

TODOS LOS PRODUCTOS

Contacto

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt