Aditivos alimentarios


Los aditivos alimentarios, según el reglamento de la comunidad europea, (1831/2003), se definen como sustancias, microorganismos o preparados, diferentes a las propias materias primas y premezclas. Se añaden al alimento o al agua de consumo animal, buscando alguna mejora en la alimentación de éstos. Tales mejoras, pueden ser: optimización de las características de los piensos; reducir las consecuencias ambientales de la producción animal; conseguir un rendimiento más productivo, el bienestar y la salud del animal, debido al impacto positivo de los aditivos en la flora microbiana intestinal o la digestibilidad de los alimentos; un efecto coccidiostático o histomonostático.

En síntesis,  con los aditivos alimentarios basados en minerales y/o vitaminas, perseguimos la mejora de la calidad nutritiva del alimento, y por ende, un estado de salud y bienestar óptimo del animal. Como suele pasar con nosotros los humanos, la carencia de minerales y/o vitaminas puede pasar desapercibida, pero tener un impacto negativo en la salud de los animales. Tal anomalía de la salud, no es sino la protesta del organismo ante la necesidad de un nutriente que requiere para su normal funcionamiento vital, y que le falta. Los minerales y las vitaminas mantienen un normal proceso metabólico y activación de enzimas. Su protagonismo es tal, que intervienen en la práctica totalidad de las funciones metabólicas y fisiológicas del organismo, incluyendo en estas las de las grasas; proteínas y carbohidratos; la formación, crecimiento, y mantenimiento de huesos, cartílagos y ligamentos; el transporte de oxígeno; el funcionamiento general del sistema inmune; la producción, desarrollo, e interacciones hormonales; el funcionamiento y mantenimiento del sistema nervioso; y el crecimiento y mantenimiento de la piel, pezuña, casco, lana y pelo. ¡casi nada! Por añadidura, las vitaminas tienen un vigoroso poder antioxidante, son imprescindibles para la absorción y fijación de los minerales, interviniendo también en el proceso de coagulación sanguínea y de respiración celular. Todo animal requiere de aportes nutricionales específicos para su óptima andadura vital, siendo aquellos relativos según la especie, edad, actividad, medio ambiente, o estado de salud de los animales destinatarios. Tal necesidad se incrementa incluso durante periodos como la gestación y lactancia.

¿Sabía que…?

Un animal que padece carencias minerales y/o vitamínicas, es un animal menos rentable. Su capacidad de ganar peso es mucho menor, así como su producción de carne y de leche.

Mejora la calidad nutritiva con aditivos alimentarios

TODOS LOS PRODUCTOS

Contacto

Contáctanos

Not readable? Change text. captcha txt

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies

Gastos de envío válidos para Península y Baleares (Mallorca e Ibiza). Para el resto de España consultar. Descartar